Dissendium RPG
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Dic 16-Ene 25
Las vacaciones vinieron y se fueron. Todos esperan, con gran anticipación, que la nieve que cae del cielo pare de una vez.

Más información
Últimos temas
»  ≈ Comeback Home [Af. Normales]
Miér Oct 01, 2014 12:47 pm por Invitado

» Avada Kedavra -Foro nuevo- (Afiliación Élite)
Sáb Sep 27, 2014 10:59 pm por Invitado

» Deus ex Heros {Élite}
Sáb Sep 27, 2014 12:28 pm por Invitado

» Búsqueda de Rol
Mar Sep 02, 2014 10:43 am por Ian Sabbagh

» Notificación Importante
Mar Sep 02, 2014 10:41 am por Ian Sabbagh

» Solicitud de nuevo boton
Jue Ago 28, 2014 11:29 pm por Invitado

» || Blaze of Glory || Afiliación Normal
Mar Ago 26, 2014 6:36 am por Invitado

» Pensando título || Relas de Jayden Lindermann
Lun Ago 18, 2014 1:47 pm por Jayden B. Lindermann

» THE MORTAL INSTRUMENTS - NORMAL -RE APERTURA
Dom Ago 17, 2014 3:09 pm por Invitado

040

020

015

010

000

020
Afiliados Hermanos
(2/5)
(48/48)
KNOCKTURN ALLEYFruit of the poisonous treeOPPUGNO THE LIGHTSOurs Is The GloryCruel Intentions Almos ImmortalObliviate!PAINFUL LIBERTY

It's me again —Gael B.

Ir abajo

It's me again —Gael B.

Mensaje por Erikka Z. Rowle el Mar Mayo 20, 2014 7:47 pm

05 de Octubre — 16:30hs — 14º C
Las clases habían terminado, pero todavía quedaba un rato para la hora de la cena. Erikka tenía pensando pasar el resto del tiempo en la Sala Común, o buscar a Ame para hacer algo, pero la escena que se encontró en la misma le hizo huir. Su hermano y otros chicos sexto estaban armando jaleo, el suficiente como para escucharlos desde la entrada. No le apetecía ver a Dragos haciendo el imbécil, le valía con tenerlo en casa. Desapareció antes que él le viera e intentara incluirla en el espectáculo. Le gustaba que le prestaran atención, pero no necesitaba que esta fuera constante, ni se veía obligada a usar métodos dramáticos para conseguirla; la mayor parte del tiempo prefería estar en su rincón, relajada, donde nadie podía verle ni estudiarle. Ese día lo único que quería era alejarse todo lo posible de su hermano. Encontró el lugar ideal a sólo unos metros del Sauce Boxedor. No había mucha gente dando vueltas por ahí. La mayoría evitaba las inmediaciones del árbol, pero en poco tiempo la chica había aprendido a tratarlo, o, más bien, a evitarlo. Tenía estudiado los puntos que podía usar para sentarse. Sentía cierta atracción por ese espécimen, creado únicamente para destruir. Se preguntó si algunas personas no eran a veces como el sauce boxeador, siempre esperando el golpe, listo para defenderse de cualquier ataque inminente, real o irreal. En ese momento se encontraba tranquilo, reposaba de tal forma que nadie sospecharía que podía moverse, una ligera sacudida de sus hojas, que bien podía confundirse con esa que lograba la brisa.

Estaba sentada sobre una manta en el césped, la mochila llena de libros de texto reposaba a su lado abierta, uno de ellos ahora estaba en su regazo. Era una imagen bastante perfecta. La joven rubia sentada de piernas cruzada, leyendo un libro, mientras el sol enviaba destellos claros a su cabello. Estudiaba con atención las páginas del libro. Una chica de Ravenclaw le había prestado Historia de Hogwarts, la joven no lo había leído jamás, pero de pronto se sentía un poco más interesada por la historia de ese colegio que les alojaba después de la tragedia. Iba por la mitad, y no podía evitar pensar que las relaciones entre las casas eran un reflejo del pasado. Era algo que sabía, por supuesto, pero se hacía tan evidente cuando uno lo leía. Era una lectura interesante, que servía para mantenerla entretenida, alejar de su mente los miedos y dudas que le carcomían. Después de casi un mes de lo ocurrido, la tragedia volvía a su mente como si el tiempo no pasara, algunas veces creía que cerraría los ojos y volvería a estar ahí, rodeada de ceniza y muerte. Jamás ocurría. Algunas noches despertaba cubierta de sudor frío, y se abrazaba a sí misma, sumida en un llanto silencioso. Era una tontería, pero podía permitirse ser débil si nadie le estaba mirado. Seguía esperando que algo ocurriese, que el mundo estallase, pero las noticias de ataques habían cesado, el único caso que ser repetía en el periódico era el de una niña de once años apellidada Goyle que había sido secuestrada. Como Rowle, sabía quiénes eran los Goyle, y sabía que los sangre pura estaban involucrados en la situación, esta vez, como víctimas. El plato del mundo intentaba girar, pero no podían permitirlo tan fácilmente.

Pasó la página, a mitad de camino de un discurso de Salazar Slytherin. De haber estado en Hogwarts esa casa habría sido una buena opción, como también Gryffindor. Los leones eran en la actualidad, unos mestizos o héroes asquerosos, pero Gryffindor había tenido cierta honradez al fundar la casa de los valientes. Rowena, en cambio, le resultaba un poco presumida, y Helga demasiado permisiva. Le sabia mal dejar de lado las casas fundadas por mujeres. Las hojas claras del libro se oscurecieron. Una figura alta acababa de posicionarse frente a ella, tapando los resquicios del sol que intentaba abrirse paso entre las nubes. Era un día precioso, con la temperatura ideal para estar fuera. Levantó la vista, con una expresión bastante molesta. ¿Quién se atrevía a molestarle? Lo bueno de la gente de Hogwarts era que aprendía ciertas cosas con rapidez, una de ellas era que Erikka no era ningún encanto, al contrario, era mejor no hablar con la extranjera. Estaba  punto de hablar de mala manera, cuando lo reconoció. No sonrió, pero sí relajó la mueca—. Me gusta este lugar porque es tranquilo —comentó, pero ahora que veía a Gael, no quería que se fuera. Justo en ese momento un pájaro se posó sobre una de las ramas del sauce, tentando a la muerte. Vio, por encima del hombro del chico, como el animal se salvaba del ataque del árbol, dejando una lluvia de plumas al elevarse. Volvería. Siempre había alguno que lo hacía. Comprendía ese sentimiento. Era como el pararse en el borde del tejado y mirar hacia abajo, un paso en falso, todo terminaría—. Creí que tenías clases hasta tarde —agregó—. ¿Cómo estuvo tu día? —preguntó. Y Erikka no hacía esa pregunta a cualquiera, sólo la dirigía aquellos que en verdad le importaban.   
avatar
Erikka Z. Rowle
Alumno de Durmstrang
Alumno de Durmstrang

Imagen o Gif : Nombre Completo : Erikka Zippora Rowle
Bando : Neutral
Orientación Sexual : Heterosexual
Mensajes : 57

Ver perfil de usuario http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t187-erikka-z-rowle http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t228-burn-a-hole-in-every-heart-rowle-s-rs http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: It's me again —Gael B.

Mensaje por Gael Bécquer el Miér Mayo 21, 2014 8:22 pm

Que tan diferente había sido su vida si hubiera optado por el colegio inglés, para hoy ya conocía a muchos como él. Muchos como él, ilógico ¿no? Todos son magos, con las mimas capacidades, aspiraciones y oportunidades, pero por aquí lo que más importa es el estatus de sangre, para su desgracia, el suyo estaba hasta abajo. De haber venido aquí su vida escolar pudo ser más sencilla, aquí, si bien no todos, la gran mayoría no se fijaba todo el tiempo en eso, los trataban como a uno más, eso debía ser bueno.  Gael no miraba atrás, nunca lo hacía, no había modo de cambiar el pasado y tampoco quería hacerlo. Mucho  lo que habían pasado en sus últimos años académicos lo habían hecho quien es ahora, aunque no es lo que esperaba cuando comenzó la escuela. No se arrepentía de lo que lo habían obligado a ser. Porque sí, lo obligaron a ser así. El chico bueno, dulce, amable que había llegado años atrás, era solo un atisbo ahora, casi se esfumaba por completo. Solo sale con pocas personas y claro, cuando buscaba obtener algo y normalmente lo consigue

Sus clases acababan en solo algunas horas, solo faltaba Astronomía que por obviedad solo podía ser impartida una vez que la noche hubiera caído y aún faltaban unas horas para eso. La sala común era acogedora, aunque pequeña, era molesto tener tan poco espacio para convivir cuando antes tenías todo un colegio. Aunque no podía quejarse como todos sus compañeros, no cuando él era uno de los responsables directos de la destrucción de su apreciado colegio. Gael se encontraba recluso en una esquina con varios libros abiertos sobre la mesa, escribiendo sobre el papel aquel molesto ensayo que lo obligaron a escribir. Si algo era importante para el chico era sobresalir en sus notas, mostrarle a todos aquellos sangre pura que él era mejor que ellos y lo era. Cerro los ojos cuando Rowles entro a la sala haciendo su muy e innecesario ruido, tratando de llamar la atención de todos los presentes, lo que hizo en unos segundos, siendo rodeado en poco segundos por sus súbditos, chicos estúpidos. “Vamos Bécquer, ríndete, vuelve a tu mundo con tus padres que, ¿a qué dijiste que se dedican?” Ignorarlo, era todo lo que el castaño hacía, respirando profundamente centrando la atención en su trabajo, levanto la mirada fijándola en un punto fijo frente a él cuando una mano se puso sobre su hoja – “¿Tarea?... sería una pena que…. Ten más cuidado” – cerro los puntos cuando la tinta se vertió sobre su trabajo, reprimiendo las ganas de levantarse y golpearlo. “No, Gael, ahora no” se reprimió a sí mismo. Se vengaría, claro que lo haría, pero a su debido tiempo, a su propio estilo. Guardo los libros, se colgó la mochila al hombro y abandono el lugar, dejando a sus compañeros que aún se mofaban de él.

Camino con prisa, tratando de contener la rabia, “¿Por qué no le cayó una columna encima? Habían muerto tantos y él no había sido uno de ellos” le llegaba a asustar en ocasiones su forma de pensar, sin comprender de donde provenían esos sentimientos tan…malos. No sabía en qué punto la vida de otros se había vuelto de tan poco valor para él. “Se lo merecían, todos ellos…” era todo lo que se repetía cuando comenzaba a caer. No, eso no se lo permitiría. Era su venganza, Drago lo lamentaría y mucho. Sonrió al ver una cabellera rubia a lo lejos, sí, lo lamentaría. - ¿Por qué esa cara, señorita Rowles? Pensé que para este día ya serias amiga de todo el colegio – mintió magistralmente, había aprendido a conocer a la chica para saber que nada de lo que había dicho iba con ella, ni siquiera un poco. – Te gusta el peligro – sonrió sentándose a su lado, mirando a su alrededor, fijándola en el majestuoso árbol, deseando verlo en acción. – Las tengo, pero aún faltan unas horas para ella – se encogió de hombros, dejando caer su peso hacia aras, buscando una posición más cómoda. – Bien, las clases no son tan malas como pensaba, pero vaya que piden tarea y gracias a tu hermano debo repetir todo un trabajo. Es un verdadero encanto. – termino sonriéndole con ironía, tratando de mantener su furia bajo nivel, no podía permitir que ella lo viera de ese modo, lo echaría todo a perder. - ¿Tú? Que tal te trata el mundo inglés – pregunto mirándolo enarcando una ceja. Si fuera otra chica, sin temor habría tomado su mano o le habría apartado el cabello de la cara, pero estaba casi seguro que a la rubia, esas demostraciones no era lo suyo o igual y lo fueran, pero con ella debía ir lento, pensar sus movimientos, los pasos que iba a dar. Creía haber avanzado un poco con la chica como para echarlo todo por la borda en un segundo.
avatar
Gael Bécquer
Alumno de Durmstrang
Alumno de Durmstrang

Imagen o Gif : Nombre Completo : Gael Béquer
Bando : Casus Belli
Orientación Sexual : Heterosexual
Mensajes : 33

Ver perfil de usuario http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/ http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/ http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: It's me again —Gael B.

Mensaje por Erikka Z. Rowle el Jue Mayo 22, 2014 10:34 pm

Rodó los ojos. ¿Ella se amiga de alguien? Claro que no. No sólo por ser Hogwarts, si no, por el simple hecho de intentar formar una amistad con Erikka. En Durmstrang tenía un grupo de amigas, pero todo el mundo las mencionaba más como sus lacayas, sus perros falderos, el grupito que le miraba con ojos embobados. Tonterías. Erikka no hablaba con la gente que no le interesaba, ese grupo de amigas era algo que le gustaba y quería. Sólo había que ver cómo trataba a Ame, o al mismísimo Gael, podía parecer muy poco, pero era el mundo cuando se trataba de ella—. No he encontrado a nadie que supere mis expectativas —dijo, mintiendo en algún punto. Los últimos días pasaba mucho tiempo con Lily Potter, y le costaba admitir de forma abierta que la chica no le desagradaba del todo, de hecho, sacando de lado su familia, le parecía bastante carismática e inteligente, tal vez un poco desaliñada, pero eso podía soportarlo. Era curioso lo contradictorio y selectivo de su discriminación. Hacía ojos ciegos a la descendencia de la Gryffindor porque le caía bien, olvidaba qué eran los padres  de Gael porque el gustaba. Todo lo que hacía estaba mal, y aún así, no podía evitarlo. Sacudió la cabeza, pequeños deslices de los cuales sus padres jamás se enterarían, secretos que ocultaría como el polvo debajo de la cama. Después de todo, Gael se iría el año siguiente, lo que le daría la oportunidad de olvidarle. Podía hacer algo mal una vez. Una única vez—. ¿Peligro? Por favor —alzó una ceja. El árbol era peligroso, pero poseía un poder limitado—. Sólo hay que encontrar la línea segura —se encogió de hombros. Siquiera ella podía convertir esa tontería en un gran alarde, sólo se le escapó un leve orgullo.

Hizo una mueca ante la mención de su hermano. ¡Dragos era un imbécil! Vale, tenía parte de razón en despreciar a Gael, pero era sumamente estúpida esa conducta de chiquillo infantil que le rebajaba siempre al nivel de la peor escoria. ¿Por qué no podía comportarse de forma decente? Como ella. Tratarlos con la frialdad, y educación cínica aceptada —sí, claro, justo eso hacía en ese momento—. Los alardes y espectáculos no servían para nada, era mejor estar tranquilo. No frunció el ceño, pero apretó con demasiada fuerza la hoja de su libro, lo disimuló pasando de página. Ya no sabía de qué iba la cosa, tampoco importaba demasiado—. ¡Qué tontería! —exclamó, o lo más parecido a una exclamación que ella podía lanzar, no elevó el tono de voz, pero se notó cierto énfasis en la frase—. Dragos es realmente infantil cuando quiere —agregó, y eso sería todo lo que agregaría en contra de su hermano, seguía siendo su familia, por más arrebatos de ira que tuviera contra éste, ser una Rowle era algo muy importante —¿Verdad?—. Hizo un gesto de desinterés con la mano, como quitándole importancia, cuando tenía demasiada. Intentó imaginarse en el lugar del chico, pero le era imposible. Nadie se le acercaba, mucho menos para atarcarla, todos sabían que debían mantener una prudente distancia. Jamás habían intentando sabotear su tarea, ni le habían empujado por los pasillos. Era inmune—. ¿Era tanto? —preguntó, conociendo la respuesta. Nada de, hablaré con mi hermano, ni lo lamento. Ambas serían palabras dichas en vano, que no acabarían en nada. ¿Qué le diría a Dragos? No ataques a Gael, es mi amigo. Pero él tendría una respuesta totalmente válida, era un sangre sucia, ¿por qué lo defendía? No, mejor era que tuviera el menor conocimiento posible de su relación con Bécquer.

Nada mal, teniendo en cuenta lo que podría ser —respondió, de la misma forma que lo habría hecho su madre, o cualquiera de esas insoportables damas criadas en sociedad, jamás conformes, por siempre caprichosas. —. Las clases son  fáciles, y los compañeros dejan bastante que desear —agregó. Dos cosas, al menos por el momento, totalmente ciertas. Se dio cuenta que estaba siendo justo como detestaba, una chiquilla quejosa, que no tenía nada más que decir que un montón de cosas malas. No era eso, por mucho que se empeñaran en meterla en ese saco, aunque muchas veces fuera ella misma la que ahí se situaba—. Pero es interesante aprender en otro idioma. Por mis padres podía manejar lo básico del inglés, pero es provechoso un conocimiento más técnico —se encogió de hombros. Hablaba, a sus cortos catorce años, cuatro idiomas. En un principio, no tanto por gusto, si no, por necesidad. El búlgaro por el colegio, el francés por su país de nacimiento, el sueco porque vivía en suiza, y el inglés a petición de su padre—. ¿Qué hay de ti? —dudó un momento antes de decir lo que vendría a continuación, no sabía si era lo correcto, pero, al menos, era lo sincero—. Creo que la estás pasando bastante mejor —era una observación obvia y estúpida. En Durmstrang el linaje era algo de suma importancia, lo que dejaba a Gael en el escalafón más bajo—, pero eso no era muy difícil de superar —ahí estaba, la honestidad brutal que le caracterizaba. ¿Para qué suavizar las cosas? Él sabía cómo había vivido, era una tontería de ambas partes negarlo. Erikka, hasta el momento, no le había defendido ni una sola vez. Demasiado superficial.
avatar
Erikka Z. Rowle
Alumno de Durmstrang
Alumno de Durmstrang

Imagen o Gif : Nombre Completo : Erikka Zippora Rowle
Bando : Neutral
Orientación Sexual : Heterosexual
Mensajes : 57

Ver perfil de usuario http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t187-erikka-z-rowle http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t228-burn-a-hole-in-every-heart-rowle-s-rs http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: It's me again —Gael B.

Mensaje por Gael Bécquer el Lun Mayo 26, 2014 11:56 am

Sonrió de lado, esa era justa la respuesta que esperaba de la chica, nadie parecía ser lo suficientemente bueno para ella, para ella, ni para nadie de las personas de su sociedad, o te juntabas con personas igual a ti o inmediatamente dejas de ser alguien, para Gael o probablemente para las personas como él, eso es algo completamente estúpido. Pero así eran las cosas cuando se viven, se crece o se convive con personas con pensamientos completamente diferentes. – Por supuesto que no – comento como si nada, pues realmente no tenía mucho que decir al respecto o no podía decir lo que realmente deseaba sabiendo que ello le podría traer muchos problemas, un paso hacia atrás, más que hacia adelante, que es así a donde quería ir.  -  Yo solo puedo decir que tengas cuidado, con criaturas como estas se debe de tener mucho cuidado – agrego mirándola, tratando de que su comentario sonara con la típica advertencia de hermano mayor que la cuida y comentario al aire, no podía dejar que ella pensara en él como un hermano mayor, sobretodo porque ya era del conocimiento del castaño que algo que la chica detestaba era que la trataran como una niña pequeña, incluso como a alguien de su edad. – La línea segura, como con todo – sonrió perdiendo la mirada en la lejanía, era un comentario mordaz, pues era una frase que podría usarse en diversos asuntos, por ejemplo, su secreta “amistad”, por parte del chico no había problema, en cambio si los padres de la chica se enteraban, bueno, ni siquiera se sabría en que podría acabar eso.

Aunque una pequeña sonrisa para el mismo asomo, sabía que debía ir con mucho cuidado con respecto al tema de los hermanos, poner uno en contra del otro llevaba tiempo y debía ser lo suficientemente sutil para que no se sospechara nada. Y específicamente el comentario que había soltado anteriormente no era para nada excepto soltar su anterior ira. Si en algo Gael estaba de acuerdo era en que, Erikka, a pesar de ser más joven, en muchos aspectos era mucho más madura que su hermano. Y en secreto, eso se lo admiraba mucho. - ¿Infantil cuando quiere? Entonces eso es, bueno, siempre – se encogió de hombro, casi divertido, pues, hasta cierto punto y sin tratar de crear conflicto entre los hermanos, ese comentario era la pura verdad. El mayor de los Rowles casi, por no decir que nunca, lograba comportarse como alguien de su edad o a la altura de esta. – Nada que no pueda repetir – se encogió de hombros, imitando el gesto de la chica con la mano, restándole importancia. No esperaba que lo defendiera, no, claro que no, él nunca se podría a sí mismo como la damisela en busca de ayuda, por favor, mucho menos con esa chica. Solo buscaba poner la espina en la mente de la chica con respecto a su hermano y poco a poco ir hundiéndola más y más.

La miro unos segundos escuchando la respuesta, enarco la ceja ante la respuesta y volvió la vista a la nada, hacía el “temible” bosque prohibido. No quería que la rubia viera en sus ojos todo lo que él pensaba al respecto, sobretodo, al respecto de ella. En ocasiones Gael se encontraba pensando  que Erikka no era igual al resto de las chicas de su estatus, que era diferente, ciertas actitudes de la chica le hacían creer que eso era verdad, pero esos pensamientos se iban tan pronto llegaban, más cuando volvía a juntarse con ella, justo como ahora. Caprichosa, quejosa, fría, como si todo lo que se le ofrece no fuera digno de ella. Así son todas las personas como ella y lo serán siempre, esa es la verdad y más valía que Bécquer no lo olvide jamás. – Concuerdo contigo en todo lo anterior, los ingleses son demasiado quejosos. ¿Viste sus castigos? Por favor, eso ni siquiera debería llamarse castigo – la miro sonriente unos segundos, soltando una leve risa, pues lo que decía le causaba mucha gracia, los castigos ingleses, no se compararían jamás con los castigos búlgaros. Sonrió asintiendo ante las palabras de la chica, fingiendo admiración, era del conocimiento de todos los múltiples idiomas que los chicos de sangre pura suelen manejar y claro, que era más que obvio que ellos alardearan al respecto, aunque no necesariamente la chica lo estuviera haciendo. – Mi inglés es lo bastante bueno como para aprender a la par de los chicos de aquí. Aunque costo los primeros días – contesto encogiéndose de hombros, tratado de que eso sonara casual e interesante. El inglés lo aprendió gracias a sus padres, que la mayor parte de las vacaciones las pasaban en países en los que eran necesarios ese idioma y ahora se los agradecía de sobremanera.  – A diferencia de ti, tuve la oportunidad  de conocer a varias personas muy interesantes, por lo que sí, me la estoy pasando bien – contesto buscando que su voz sonara neutral, sin reclamos, ni molestia, ni buscando reclamarle algo, cuando si él no la pasaba bien en su antiguo colegio era por culpa de los chicos de su estatus, de su propio hermano. Pero no tenía sentido hacerlo. – Aunque ahora debo convivir con los chicos del colegio más que en los últimos seis años, ya sabes, la sala común no es lo suficientemente grande – se encogió de hombros, sonriéndole momentáneamente, tratando de que sonara chistoso, probablemente lo fuera para la chica, pero no para Gael, podía pasar un buen tiempo con los chicos ingles que lo trataban como a uno más y luego volver a su escaso espacio en la sala común donde sus compañeros no dejaban de molestarlo, ahora más por lo anterior. En su colegio era más fácil rehuir de ellos, aunque tampoco es como que lo hiciera.
avatar
Gael Bécquer
Alumno de Durmstrang
Alumno de Durmstrang

Imagen o Gif : Nombre Completo : Gael Béquer
Bando : Casus Belli
Orientación Sexual : Heterosexual
Mensajes : 33

Ver perfil de usuario http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/ http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/ http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: It's me again —Gael B.

Mensaje por Erikka Z. Rowle el Miér Mayo 28, 2014 4:24 pm

Arrugó la nariz. En realidad, estaba siempre en contra de los castigos. Los ingleses, le parecía, tener mucho más sentido. Los búlgaros eran violentos sin razón aparente, pero había que admitir que causaban mayor resultado. En Hogwarts estar castigado era algo todos los días. La sala de castigo de llenaba con rapidez, y más de uno contaba orgulloso la cantidad de veces que le habían enviado. A Erikka jamás le habían castigo, sólo le habían llamado la atención en clase de Pociones porque se había negado a trabajar en equipo. E incluso eso acabó mejor de lo que esperaba. Optó por no agregar nada. Algunas veces era mejor cerrar la boca. A él parecía divertirle, por lo que prefería no arruinar el momento. Asintió ante lo que decía del inglés—. Eso es bastante. Para los términos técnicos del inglés soy un desastre —negó de forma imperceptible con la cabeza. No lo decía totalmente en serio, pero sí había parte de razón—. Me gustaría verlos intentando tener una clase en búlgaro, serían desastrosos —sonrió—. ¿Y con nuestros profesores? ¿Te los imaginas con Yankelevich? ¡Saldrían espantados! —rió por lo bajo. Yankelevich era el profesor de Transformaciones en Durmstrang, y hasta el peor de los maestros de Hogwarts era un pedazo de pan a su lado. Era la clase de hombre que imponía respeto con su mera presencia. Pese a ser mestizo, lograba que hasta los más puristas del colegio le respetaran. Nadie le levantaba la voz, ni olvidaba los deberes en su clase. Sancionaba de forma severa la mala conducta. Y sí, era uno de los profesores favoritos de Erikka. No sabía qué había sido de él después del ataque. Tal vez estaba muerto, o había logrado huir.

Hizo una mueca cuando escuchó lo de la Sala Común. Se preocupó por no hacerla notar demasiado. Se sentía mal por él, pero al mismo tiempo, creía que era algo que tenía que soportar. ¿Era un hijo de muggles, no? Sus compañeros tenían razón en burlarlo, en hacerle la vida imposible. ¡Pero era Gael! Gael, el mismo que le hacía sentir siempre tan bien, uno de los pocos que no le trataba como si no fuera una chiquilla estúpida. Jamás iba a saltar a defenderlo, ¿no? No. Sacudió la cabeza—. Tendrás que presentarme a esa gente interesante, ¿alguien que tal vez conozca? —preguntó, sin sentir verdadera curiosidad. No le importaba con quién o con quién no se juntaba, no podía estar detrás del él como una madre pesada. Además, parte de ella prefería no saberlo, estaba segura que no aprobaría las amistades del chico—. Tal vez puedas pedir que te pasen a otra sala, la gente aquí parece bastante... comprensiva —en realidad, la palabra que buscaba era blanda. No estaba segura de haber logrado una verdadera empatía. Su posición rígida, la ceja alzada de forma despectiva, no parecía aprobar demasiado sus propias palabras. Se encogió de hombros—. Es sólo un año más. Sólo son un montón de chiquillos irrespetuosos —con la nariz tan en alto, en una clara posición de soberbia. Todo lo que estaba debajo de ella lo consideraba chiquillos, fueran mayores o menores—. Además, hay muchas cosas en este colegio que valen la penacomo yo, completó en su cabeza. Mentiría al decir que no le importaba lo que significara para él, o que no iba acostarse todas las noches pensando qué creía él de ella. Tampoco podía ser honesta al decir que no había imaginando alguna vez una conversación con él, que no había pasado una tarde entera pensando qué decirle. Era patético, pero ahí estaba, ese sentimiento de querer ser importante en su vida. Una parte de ella le repugnaba esa actitud. Era la suficientemente madura como para saber que no necesitaba demostrar nada a nadie, que tampoco debía ser la chica de nadie, pero por qué no de él. ´

Se alisó la falda de forma nerviosa—.  Pero lo mejor de Hogwarts es la biblioteca —los ojos le brillaron de una forma inusual al decirlo. Por Merlín, ¡amaba ese lugar! Las estanterías, la soledad, el olor a pergamino. Los millones de tomos que se agrupaban en los estantes listos para que ella los cogiera—. ¿Has leído Historia de Hogwarts? —preguntó—. Me lo ha prestado una chica de Ravenclaw, Rosier, una pelirroja, está en séptimo  —contó, sin estar segura si le importaría. Se encogió de hombros, notando que no sólo había desviado el tema, si no, que hablaba de banalidades. Erikka era la clase de persona que callaba si no había nada que decir. ¿Por qué siempre soltaba la lengua frente a él? Retorció el borde de la falda entre sus dedos, jugueteando con un borde desilachado. Arrugó la nariz. Hellmuth seguro había metido sus garras en el cajón de la ropa. Puñetero gato—. Lily Potter también me ha recomendado algunos libros —comentó, de forma distraída. Era, probablemente, a la única persona a la que podía contarle que esa chica pelirroja le caía bien, o lo más cerca de bien que se podía estar de Erikka si no la conocías desde siempre, y no eras una sangre pura.
avatar
Erikka Z. Rowle
Alumno de Durmstrang
Alumno de Durmstrang

Imagen o Gif : Nombre Completo : Erikka Zippora Rowle
Bando : Neutral
Orientación Sexual : Heterosexual
Mensajes : 57

Ver perfil de usuario http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t187-erikka-z-rowle http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t228-burn-a-hole-in-every-heart-rowle-s-rs http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: It's me again —Gael B.

Mensaje por Gael Bécquer el Vie Mayo 30, 2014 8:36 pm

Aunque Gael no era de las personas que iban alardeando sobre lo que hacía bien o en aquello que era bueno, y en otras circunstancias o habría dejado pasar, pero esta vez lo vio como una oportunidad de volver a la ver a la chica, de juntarse una vez más y, aunque sin proponérselo siempre encontraba el modo de hablar con ella, aunque fuera un instante, si lo proponía, de manera deliberada podría zona realmente interesado, interesado en ella. – Pues si necesitas ayuda con algo, sabes que puedes buscarme – dijo sin más mirándola directamente a los ojos, tratando de poner la mejor sonrisa, esa, enorme y encantadora que a todos encantaba. Buscando producir algo en la chica. Río con ganas, una risa que era verdadera, ya que lo que había dicho en verdad le causaba gracia. Pues concordaba con las palabras de la rubia. – Seria algo sumamente interesante, tal vez así dejaran de creerse los mejores del mundo mágico – una sonrisa ladeada adorno su rostro ante la mención del único profesor que le había enseñado algo valioso. Si él había podía obtener el respeto de todos, Gael en el interior creía que él también podría hacerlo. Pero… ¿A qué precio? El profesor era malo, intimidante, incluso cruel, todo lo que Gael no quería ser, aunque probablemente cada vez se acercaba más a ser algo parecido – Aquí parece que el profesor Flint es lo más cercano a Yankelevich, pero, no me convence - Sonrió, era de sus profesores favoritos y una parte de él comenzó a desear desesperadamente por que hubiera salido bien librado del ataque. No se tenían victorias, sin algunas bajas, ¿verdad?

Rodo los ojos, negando, la gente podía ser interesante para él, congeniar muy bien con todos ellos, pero no, esa gente no era del estilo de Erikka Rowles, aunque ya no se sentía muy seguro de cuál era el tipo de gente de la rubia. Además de que, a los chicos los conocía por formar parte, no tan activa como quisiera de Casus Belli – Dudo que conozcas a alguno, y tampoco creo que quieras – contesto dejando que un poco de los verdaderos sentimiento con los que vivía salieran por estas. Lo detecto lo suficientemente rápido como para mirarla, sonreírle y golpear suavemente con su hombro el hombro de la chica, como dos complaces. Negó, bufando – Claro, pero no saldré huyendo, no, no les daré el gusto – término haciendo un gesto con la mano quitándole importancia. No podía evitar hablar en ocasiones con verdadera sinceridad, se había acostumbrado a  hablar con ella, que hasta cierto punto, podía confiar en ella. Solo lo necesario y en aquellas cosas que no podía evitar y salían de sus labios de manera natural. Como si la chica fuera una vieja amiga, pero no lo era, no podía serlo.

Solo un año, si, era todo lo que tenía que aguantar – Podría quedarme en Inglaterra, después de la escuela, trabajar aquí – se encogió de hombros mirándola, regalándole una pequeña sonrisa – Tiene muchas cosas que valen la pena, claro, pero lo que a mí realmente me interesa vino conmigo de Durmstran – se atrevió a soltar mirándola unos segundos, apartándola rápidamente como si le apenara lo dicho, aunque en el fondo lo había dicho con toda la intención. Mejor comenzar a tantear el terreno. – Sí, claro, la biblioteca es increíble – contesto con total honestidad, pues en verdad le gustaba ese lugar, con tantos libros por leer, con tantas cosas que aprender de ellos y conocías gente muy interesante. – He pasado más tiempo ahí del que me gustaría admitir – se rio, pasándose una mano por el cabello. Fijo la vista en las manos de la chica y soltó una risa involuntaria al ver los hilos que colgaban de la su falda - ¿Dónde dejaste a ese singular gato tuyo? Creí que iban a todos lados juntos – le sonrió divertido. La miro sorprendido a lo que siguió – Wow, no pensé que te juntaras con la hija del héroe del mundo mágico… ¿Qué pensarían tus padres de eso? – bromeo tratando de imitar el tono de reproche del hermano de la chica, volvió a chocar su hombro con el ajeno, dándole un toque juguetón al asunto. – Vaya, sorpresa. ¿Qué otra cosa no me has dicho? – comento mirándola, tratando de parecer interesado, aunque en parte lo estaba. Todo lo que la chica decía podía ayudarle, ahora o después.
avatar
Gael Bécquer
Alumno de Durmstrang
Alumno de Durmstrang

Imagen o Gif : Nombre Completo : Gael Béquer
Bando : Casus Belli
Orientación Sexual : Heterosexual
Mensajes : 33

Ver perfil de usuario http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/ http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/ http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: It's me again —Gael B.

Mensaje por Erikka Z. Rowle el Lun Jun 02, 2014 9:04 pm

Le tenía manía al profesor Flint desde el castigo después del espectáculo que habían dado en el banquete de bienvenida. Ella no tenía la culpa del comportamiento de los demás, pero aún así pagaba las consecuencias. Fue lo bastante egoísta como para no trabajar. Mientras los demás limpiaban se había quedado parada, con una fregadora en mano, rogando que todo terminara. No, Flint, jamás sería como Yankelevich. Ese hombre, con todos sus defectos, era único—. Es un poco bruto para el estilo de Yankelevich —frunció el ceño—. Pero sí, es lo más cercano —aceptó. Por mucho que la gente digiera, no era sólo una cría que buscaba llevar la contraria en todo, simplemente solía estar en una corriente de pensamiento diferente. Sonrió cuando dijo lo de sus amigos. No porque le pareciera algo bueno, tampoco estaba feliz, simplemente le asombró lo acertado de su comentario. No, no le apetecía conocer a esa gente. Los tipos de esa calaña, bueno, solían gustarle bastante poco. Gael debería de haberle gustado poco, pero ahí estaba, pegada a él, pensando que esa era una forma perfecta de pasar la clase—. No, eres demasiado tonto como para huir —rodó los ojos, pero no lo decía de mala manera, y era obvio que con tonto se refería a terco, orgulloso. De hecho, incluso siendo incapaz de ponerse en su lugar, estaba segura de algo, ella tampoco habría huido. Tenía la cara muy dura, o era valiente, o cómo quisiesen llamarlo. Incluso cuando huir sería la salida más inteligente. ¿Por qué seguir soportando tantos males? Podía irse, desaparecer para siempre, no ver jamás a todos esos idiotas que le molestaban. Supuso, que igual, sólo le quedaba un año. Un año más y podría hacer lo que quisiese con su vida. No sabía qué tan bien le parecía eso. ¿Por qué un hijo de muggles gozaba de los mismos derechos que ella, una sangre pura? ¿Y por qué no? Esas eran las clases de preguntas que intentaba evitar cuando estaba con él. Pero, ¿cómo evadir algo que había calado tan profundo? Esa era la verdad con la que había cargado toda su vida, los muggles son inferiores. No se podía cambiar de la noche a la mañana.

No te sonrojes, estúpida. Le gritó una vocecilla en su cabeza. Y no lo hizo. Porque, por Odín, eso sí habría sido patético. Además, era obvio que estaba hablando de ella. Sintió como si algo cálido le llenara el cuerpo, e inmediatamente quiso sacarlo fuera de ella, era malo, apestaba; era tan ajeno a sí misma, como si un montón de bichos con patas largas se metieran por su garganta—. Yo no me quedaría en Inglaterra —se encogió de hombros—. Pero es probable que sea lo mejor para ti —era otra cosa obvia que no sentía la necesidad de ocultar—. Probablemente me iré a Suiza cuando termine el colegio, si es que lo hago algún día —miró el césped un tanto apenada. No podía dejar de pensar en eso. ¿Y qué pasaba después? ¿A dónde iba el próximo año? ¿Había próximo año? Todavía tenía esa sensación, como si fueran atacarla de un momento al otro. Un grupo de personas saldría de la nada, y le arrebatarían todo lo que le quedaba, incluso la vida. Todo lo que conocía ardería, ya lo estaba haciendo. Hasta sus padres, esos que no temían a nada, estaban asustados. Porque alguien había tenido el poder suficiente como para destruir dos de las instituciones más grandes del mundo mágico en el mundo. Alguien ahí afuera era peligroso, y esta vez los Rowle no estaban en su bando—. ¿Crees que tenga que continuar mi educación en Hogwarts? —preguntó, de forma distraída, como si no tuviera verdadero interés en la respuesta. ¿Y después qué pasaba? ¿Se ponía el Sombrero y un escudo determinaba toda su personalidad? No quería ser Hufflepuff, ni Ranvenclaw, ni Slytherin, ni Gryffindor. Quería ser sólo Erikka, algo que únicamente Durmstrang le permitía.

Se mordió el labio, conteniendo una sonrisa ante la imitación que hizo de su hermano—. Calla —espetó—. Todavía no me lo perdono —y aunque intentaba hacer una broma, era bastante más serio—. Pero no es completamente desagradable —se encogió de hombros, y hasta ahí llegaría el tema. No quería profundizar, por le incomodaba. Además, creía que estaba bastante claro. Era su compañera de estudios, punto—. Mis padres me colgarían viva. San Potter trajo muchas desgracias a mi familia —fue un comentario casi robótico, como algo que había oído repetir muchas veces. Y así era. Eso solían decir sus padres. El señor Rowle era mayor que Harry Potter, pero fue un mortífago durante el régimen de Voldemort, y él le había arruinado. Le habían obligado a huir de su tierra natal, además de perder un montón de dinero para cerrar trámites legales, por algo ya no le perseguía el Ministerio. Podían hacer creer al mundo que eran muy limpios, pero incluso en esos tiempos de armonía e igualdad, la vida era más fácil para los que poseían dinero. Unos cuantos galeons y se podían cubrir los ojos. ¿Qué otra cosa no le había contado? Millones de cosas. No le había contado jamás lo mucho que le repugnaba algunos días que le gustase su compañía. Tampoco le había contado las tantas veces que había visto como su hermano le atacaba y había huido en dirección contraria. Ni el miedo irracional que ahora sentía por el fuego. O lo mucho que sufrió cuando creyó que moría. Cuando pensó que él estaba muerto—. Hellmuth debe estar comprando el cariño de extraños —optó por concentrarse en su gato, era más fácil—. Ya sabes como es. Pulgoso  —bufó entre dientes, cómo quería a ese gato—. Seguro te extraña, eres la única persona que le sigue tratando bien después de conocerle —algo totalmente cierto. El resto de la gente prefería olvidar que ese gato existía. Era demasiado feo. Tal vez Lucy Weasley le seguiría queriendo, pero, en lo que a ella respectaba, esperaba que no se acercara nunca más a su mascota.
avatar
Erikka Z. Rowle
Alumno de Durmstrang
Alumno de Durmstrang

Imagen o Gif : Nombre Completo : Erikka Zippora Rowle
Bando : Neutral
Orientación Sexual : Heterosexual
Mensajes : 57

Ver perfil de usuario http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t187-erikka-z-rowle http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t228-burn-a-hole-in-every-heart-rowle-s-rs http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: It's me again —Gael B.

Mensaje por Gael Bécquer el Vie Jun 06, 2014 5:44 pm

Por supuesto que Flint no se acercaba mucho a ninguno de los profesores que habían tenido, pero, el sujeto tenía algo bastante interesante que intimidaba a todos los ingleses, y no podía estar más de acuerdo con el comentario anterior de su compañera. Los ingleses no resistirían una semana en Durmstrang, pensar así le traía una cierta nostalgia hacía su, ahora, inexistente colegio. Pero lo suficientemente pequeña y vana como para que se le pasara tan rápido como había aparecido. Sonrió de lado encogiéndose de hombros como si le diera la razón, sí, tal vez fuera tonto para algunos, pero no para él, la idea de huir le parecía tan patética, que de hacerlo, entendería que sus compañeras se burlaran de él por, no solo el resto del año, por el resto de la vida. Un cobarde huiría y Gael no lo era. - ¿Tonto? Acaba de llamarme tonto, señorita Rowle -  la miro arqueando una ceja como si aquello fuera solo una broma más, algo divertido, aunque una parte de él temía que eso fuera lo que realmente pensara de él, aunque, había escuchado decir que “eso” era lo que atraía a las chicas. Los imbéciles las atraen. Se había reído de esa idea muchas veces, pero, si era cierta. ¿Qué clase de idiota le gusta a Erikka?

Pretendió poner en el rostro una cara que le diera a entender que en verdad la escuchaba, aunque su mente estuviera trabajando lo suficientemente rápido como para en verdad prestar atención, aunque trataba de agarra lo más importante para no verse perdido por completo. No había visto ningún tipo de reacción en ella, no en sus ojos, no es sus labios, ni siquiera en su respiración, a pesar de que suponía que sus palabras habían sido lo suficientemente claras para que entendiera que hablaba de ella. ¿No fue lo suficiente claro o no le interesa? Aunque una parte le preocupaba, no se daría por vencido, esa era la primera indirecta lanzada, faltaban muchas y quien sabe, tal vez debería ser más obvio, aunque eso le molestara. - ¿Si es que lo haces algún día? Planeas dejar la escuela o algo parecido  – pregunto sonriéndole divertido, aquello sí que lo había desconcertado, ¿Por qué el terminar el colegio debiera ser puesto en duda? “Atacaron su colegio y otro igual de importante, ¿Por qué Hogwarts no tendría que tener el mismo fin?” no pudo contradecir a su subconsciente, ahora ya tenía un sentido el por qué. – Suiza, bueno, como quedarme aquí es “lo mejor para mi” ya sabes que tienes una casa aquí a donde llegar – dijo sonriente, guiñándole el ojo – Claro, si un día te cansas de tu hermano y quieres escapar por un rato, ya sabes dónde voy a estar – Sus palabras tenían mucho significado, o eso esperaba. Si él se quedaba en Inglaterra, ella podría visitarlo y salir juntos en un lugar donde no eran tan conocidos, donde nadie supiera quien era él, más impórtate, quien era ella, un lugar donde pudieran estar juntos sin problema, algo, bueno, imposible. Clavo sus ojos en los de la chica, pensando que movimiento hacer, no se le venía a la cabeza uno que valiera la pena y diera buenos resultados. Podía inclinarse y apenas rosar los labios de la chica o solo apartar la mirada, la segunda parecía la mejor opción. Claro que la besaría, llegado el momento para hacerlo, ahora era arriesgarse mucho.

- Bueno, creo que quieres oír que no, que Durmstrang abrirá sus puertas el año que entra y dejaras este horrible lugar, pero lo dudo mucho – la miro pintando lo mejor que pudo una sonrisa tristona en su rostro, queriendo dar a entender que en verdad sentía la pérdida de su antiguo colegio. – Vamos, no es tan mala estar aquí, puede hacer miserable la vida de mucha gente, no es tan malo ya verás – dijo tomando sin pensar una mano de la chica, como si quisiera darle apoyo, aunque no fuera así, primero porque no lo sentía y segunda porque Erikka no era del tipo de chicas que busca muestras así. – Siempre con las manos frías -   murmuro clavando la mirada en sus manos, entrelazando sus dedos con los ajenos, brindándoles del calor que la suya desprendía. No pudo evitar reír, una risa en verdad sincera, pues si le había causado gracia, casi tanto como esperaba le acusara a la chica – Vamos, ríete, soy bueno imitando a la gente – dijo pegándole suavemente con el codo en las costillas - ¿San Potter? Ese es bueno y si, escuche que si hija no es taan desagradable – comento sonriendo mirando al frente, suponiendo que sus palabras podían tener un doble significado, que su compañera tomara el que quisiera. Sí, ya había visto a la pequeña Potter y no, no era desagradable, pero era una niña “Tiene la misma edad que Erikka” le rebatió su conciencia y algo que debía aplaudirle a Erikka era su increíble y extraña madurez, esa que no cualquiera, de hecho nadie de su edad presenta. – Yo también lo extraño, le tengo mucho aprecio, es un gato interesante, peculiar y único…. Como su dueña – la miro sonriéndole con un poco de picardía, volviendo su vista al frente – La verdad Hellm es mucho para cualquier persona, por eso no muchos lo pueden querer – se encogió de hombros, perdiendo su mirada una vez más en el horizonte que se abría frente a ellos. Algo muy bueno de este lugar eran los increíbles paisajes y vistas que se tenían. Eras, simplemente increíbles.
avatar
Gael Bécquer
Alumno de Durmstrang
Alumno de Durmstrang

Imagen o Gif : Nombre Completo : Gael Béquer
Bando : Casus Belli
Orientación Sexual : Heterosexual
Mensajes : 33

Ver perfil de usuario http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/ http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/ http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: It's me again —Gael B.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.