Dissendium RPG
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Dic 16-Ene 25
Las vacaciones vinieron y se fueron. Todos esperan, con gran anticipación, que la nieve que cae del cielo pare de una vez.

Más información
Últimos temas
»  ≈ Comeback Home [Af. Normales]
Miér Oct 01, 2014 12:47 pm por Invitado

» Avada Kedavra -Foro nuevo- (Afiliación Élite)
Sáb Sep 27, 2014 10:59 pm por Invitado

» Deus ex Heros {Élite}
Sáb Sep 27, 2014 12:28 pm por Invitado

» Búsqueda de Rol
Mar Sep 02, 2014 10:43 am por Ian Sabbagh

» Notificación Importante
Mar Sep 02, 2014 10:41 am por Ian Sabbagh

» Solicitud de nuevo boton
Jue Ago 28, 2014 11:29 pm por Invitado

» || Blaze of Glory || Afiliación Normal
Mar Ago 26, 2014 6:36 am por Invitado

» Pensando título || Relas de Jayden Lindermann
Lun Ago 18, 2014 1:47 pm por Jayden B. Lindermann

» THE MORTAL INSTRUMENTS - NORMAL -RE APERTURA
Dom Ago 17, 2014 3:09 pm por Invitado

040

020

015

010

000

020
Afiliados Hermanos
(2/5)
(48/48)
KNOCKTURN ALLEYFruit of the poisonous treeOPPUGNO THE LIGHTSOurs Is The GloryCruel Intentions Almos ImmortalObliviate!PAINFUL LIBERTY

дом —Vibeke Báthory

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

дом —Vibeke Báthory

Mensaje por Erikka Z. Rowle el Lun Jun 02, 2014 9:26 am

24 de Octubre. 19:40 hs.
Una ducha que durara toda la vida era lo que necesitaba. Estaba harta. De los impuros, de los estúpidos compañeros, de los arrogantes ingleses, y, sobre todo, de ella misma. Quería hundirse para siempre en el agua, perderse debajo de la ducha cálida, el único momento en el cual podía volver a casa. Cuando no oía más que las gotas golpeando el mosaico, y su propia respiración pausada debajo del agua. ¿Por qué no quedarse ahí para siempre? Cómoda, limpia, y sola. ¿No era eso todo lo que le gustaba? Por un momento patético consideró largarse a llorar, pero optó por cerrar la ducha. Se le estaba humedeciendo las ideas. Salió con la toalla enrollada en su cuerpo. Ninguna de sus compañeras estaba en la habitación, lo cual no era de extrañar. Sólo dos chicas de cuarto de Durmstrang habían viajado a Hogwarts, y ninguna pasaba demasiado tiempo en la Sala Común. Mestizas insolentes. Corrían por ahí, juntando su sangre con asquerosos ingleses. Una vocecilla le recordó que ella misma estaba encantada por un impuro. ¡Un impuro, joder! ¿Cómo había dejado que eso sucediera? Se peinó el cabello dándose pequeños tirones, como castigos que le imponía su subconsciente. Se perfumó, se puso nuevamente el uniforme, y, como pocas veces, dejó su cabello rubio suelto cuán largo era. Acomodó sus cosas con un orden casi robótico. También acomodó, o más bien, alejó de su cama las cosas de sus compañeras. Para colmo eran sucias.

Hellmuth, su horrible gato blanco le miró desde la cama de una de sus compañeras. La chica rodó los ojos, y con un movimiento de muñeca le indicó que podía seguirle si lo deseaba. El animal lo hizo. Bajó  de un salto poco elegante de la cama, y su oreja pelada casi se da contra el suelo. Gato patético. Lo bueno era que solía asustar a la gente, muchos creían que era callejero, cuando en el mundo no podía haber un gato más limpio que ese, vale, era bastante feo, pero jamás había cogido garrapatas. Le dejó salir primero, y juntos se encaminaron a la Sala Común. El lugar estaba bastante concurrido. Unos chiquillos de primero jugaban con naipes explosivos, dos de séptimo hacían sus tareas; sin poder evitarlo verificó que ninguno fuera Gael. Sabía bien que de serlo se acercaría hablarle, y era algo que no estaba seguro de querer ese día. Era uno de esos días que se sentía totalmente ajena a la tolerancia, algo que no pasaba seguido en sus días en Hogwarts. No era una experta cerrando el pico, pero sí alejándose de la gente para no tratarla mal. Era la única táctica que funcionaba. Si no, tendía a ser cínica y honesta.

En realidad, no tenía pensando quedarse. Prefería lugares como la biblioteca, o el lago, que a esas horas estaban vacíos. No quería estar rodeada de gente, el barullo le perturbaba. Su gato, en cambio, se encontraba en su hábitat. Había logrado colarse entre unos niños de primero, y ahora todos le acariciaban. Sólo uno le miraba con recelo, y la prudente desconfianza que se tiene que tener con animales desconocidos. Sonrió, o la mueca más parecida que le salió— Hellmuth —silbó. Él respondió a su ama de forma obediente, posicionándose junto a sus tobillos de forma protectora.  

Estaba a punto de irse cuando la vio, sentada en una butaca junto al fuego, un poco apartada de la gente que hablaba sin parar. Había cierta burbuja que le rodeaba, como si nadie pudiera atravesar el perímetro. Erikka no era partidaria de invadir el espacio de otros, pero desde que había entrado a Hogwarts había pasado poco tiempo con Vibeke. Se acercó con cautela,  y se sentó en el sofá más grande, subiendo las piernas, dejando en claro que no quería a nadie allí—. Bonito desastre, ¿no? —soltó con ironía palpable.  
avatar
Erikka Z. Rowle
Alumno de Durmstrang
Alumno de Durmstrang

Imagen o Gif : Nombre Completo : Erikka Zippora Rowle
Bando : Neutral
Orientación Sexual : Heterosexual
Mensajes : 57

Ver perfil de usuario http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t187-erikka-z-rowle http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t228-burn-a-hole-in-every-heart-rowle-s-rs http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: дом —Vibeke Báthory

Mensaje por Vibeke Báthory el Lun Jun 02, 2014 3:51 pm

El día era tan espantoso como podía ser en  Escocia, llovía copiosamente, lo que le impedía escapar hacia el asqueroso castillo que tenía un único punto a su favor: una biblioteca bien surtida. Pero debía conformarse con la calidez del fuego de su sala, soportando la compañía de los idiotas de sus compañeros. Eran en su mayoría impuros, que habían aceptado sin más ir a esa asquerosa escuela que admitía cualquier persona como acto de caridad. La pureza de sangre ya no parecía importar. ¿Y cómo iba a ser así, si los "héroes" de ese país pertenecían a un linaje de dudosa reputación? Solo había aceptado continuar sus estudios allí, porque no era opción quedarse en un lugar que fuera lo suficientemente vulnerable como para que asquerosas y colosales criaturas la atacaran, y abandonar sus estudios estaba fuera de discusión. No llegaría ni a ser la mitad de lo que era su madre si abandonaba. No se permitiría algo como aquello. El griterío de algunos de sus compañeros hizo que alzara la mirada hacia ellos. Eran más o menos de su edad la mayoría, y los que no incluso eran más grandes. Pero aún así se comportaban como niños. Tenía entendido que los hombres tenían un retraso en cuanto a madurez, pero había chicas que se comportaban como idiotas, tratando de demostrar algo pavoneándose frente a otros chicos, era patético y denigrante. Negó con la cabeza disgustada. En Durmstrang tenía más lugares donde perderse si quería. Suspirando se inclinó para tomar un libro de la pila que había dejado sobre la mesa. Mitología, al menos la entretendría, aunque ya lo hubiera leído más de diez veces antes. Colocó el codo en el apoya-brazos del sillón, y reposando su mejilla en su mano, hojeó el libro con aburrimiento. No estaba concentrada, y nada de allí le permitía estarlo.

 Sus pensamientos se dirigieron a derroteros nada agradables para ella, pensar en su familia hacía que sintiera cierta nostalgia. No por sus padres, nunca había sido muy apegada a ellos, era más bien independiente, pero el ataque que habían sufrido sus abuelos hacía que se preocupara más de lo que había hecho en toda su vida. La pérdida de su abuela tan reciente era un duro golpe para ella. Era con quién más apegada se había mostrado desde pequeña, había compartido muchas cosas con ella aparte del nombre. Un odio visceral se había instalado dentro suyo cuando se enteró de su muerte. Todo dentro suyo se agitaba como la furia del mar en un día de tormenta. Ansiaba destruir a las personas que le habían arrebatado a alguien que era sumamente importante para ella. Tenía la mirada perdida en un párrafo del libro pero no leía.

El movimiento de alguien que se sentó cerca de ella la sacó de sus cavilaciones, pestañeó regresando al presente, al tiempo que alzaba la mirada hacia la persona que se dirigía a ella. Pensó echarle una dura mirada que decía claramente que se largara, pero al reconocer a Erikka su intención se esfumó. La miró con cierta cautela, habían sido amigas en Hogwarts, pero luego del ataque, no se habían vuelto a hablar. Ella había tenido que recuperarse de un ataque de pánico que no le había dejado salir de su casa por semanas. Y cuando había vuelto a Hogwarts, a pesar de haberla visto, no se había acercado a ella. Muchas cosas habían cambiado, y no quería pasar por la penosa situación de verse rechazada por la que había sido su amiga hasta hacía unos pocos meses-. Eso... es todo un eufemismo -dijo enviándole una mirada exasperada a sus otros compañeros. Aunque no estaba segura de a qué se refería. Todo era un desastre: el ataque, el intercambio a otra escuela, que esa escuela fuera Hogwarts, que tuviera que compartir clase con impuros-. Hasta ahora solo me he cruzado con unos pocos de aquí que valgan la pena... -sonrió volviendo la mirada hacia ella. Y esos eran Erikka, y Vågnes aunque fuera triste admitir que aquel idiota era lo mejor que podía encontrar allí. 

Vibeke Báthory
Alumno de Durmstrang
Alumno de Durmstrang

Imagen o Gif : Nombre Completo : Vibeke Báthory
Bando : Caballeros de Walpurgis
Orientación Sexual : Demisexual
Mensajes : 75

Ver perfil de usuario http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t792-pergamino-de-identidad-vibeke-bathory#4418 http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t802-relaciones-vibeke-bathory#4453 http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t795-cronologia-vibeke-bathory#4437

Volver arriba Ir abajo

Re: дом —Vibeke Báthory

Mensaje por Erikka Z. Rowle el Lun Jun 02, 2014 8:15 pm

Sonrió con ironía. No fue una verdadera sonrisa, más bien una mueca cínica, desdichada. La palabra acertada era mierda. Porque esos dragones se habían llevado el mundo al diablo. Todo había terminado. El mundo perfecto en el cual vivía antes del ataque había desaparecido, de hecho, jamás había sido real. Sólo una ilusión de dos ingleses que huían de Inglaterra. El fuego, el humo, y mierda. Era tan difícil de recordar allí, junto a una chimenea. Pero todos había estado ahí. Los que ahora reían y jugaban, había chillado por sus vidas. Hogwarts no era un refugio, era todo lo que podían esperar. Esa Sala Común, era un poco centro de refugiados, un poco colegio, un poco desesperanza. Se cruzó de piernas—. Tú los has dicho —secundó sus palabras con un comentario vago, mirando  sus uñas como si fueran la cosa más interesante del mundo. Tal vez lo eran. Unos chicos de quinto empezaron a tirarse un frisbee. El aparato mordía el aire cuando pasaba por encima de alguna cabeza. Hizo una mueca de exasperación, apretando los labios hasta ponerlos casi blancos. Respiró hondo. ¿Por qué elegían ese día para comportarse de forma tan estúpida? Una de sus compañeras de habitación chilló cuando el mismo le pasó demasiado cerca. Erikka deseó que le mordiera la cabeza. Se lo merecía. Se comportaba siempre de esa forma tan escandalosa.

Al menos has encontrado a alguien que valga la pena —replicó, arrugando la nariz. Su expresión de exasperación ante sus compañeros había disminuido. Parecían tener la prudencia suficiente como para no enviar el disco en la dirección de las jóvenes. ¿Alguien interesante? No, nadie que le apeteciera mencionar frente a Vibeke. Lily Potter no era una buena opción, sólo la había adoptado como su compañera de trabajos porque tenía una capacidad de la cual sus compañeros carecían. Todavía no estaba muy segura de cuál era, pero era lo bastante buena como para ser su elegida, o algo así. Rosier tampoco parecía tan mala como el resto de la gente del castillo, pero le había visto bastante poco, y no había fundado una crítica verdadera sobre su persona. Porque incluso los puristas de Hogwarts era un poco patéticos, cegados por la arrogancia y la soberbia. Igual que ella, pero eso era algo que jamás sería capaz de ver—. Encima nos pusieron a lavar el suelo el primer día, ¿te lo puedes creer? —contó. Eso le había cabreado muchísimo. Ella no había participado en el salvajismo de sus compañeros. No había arrojado comida, y, gracias al cielo, se había mantenido alejada de la misma. Y el estúpido profesor de Defensa Contra la Artes Oscuras se había puesto a insultar como un cerdo. Se habían quedado después del primer banquete, limpiando el suelo—. Nos trataron como a sucios muggles —sacudió la cabeza. Esa era una ofensa enorme. Podría haber dicho elfos domésticos, pero tenía mucho respeto a estar criaturas, tal vez, porque pasaba mucho tiempo con ellos en casa—. Y todo porque a uno de la casa amarilla se le ocurrió lanzar comida, eso me dejó en claro que no podía esperar demasiado —se encogió de hombros, en realidad, ya sabía que todo el prestigio de Hogwarts había decaído.

Hellmuth, que era uno de esos gatos que ignoraba por completo el lenguaje humano cuando quería, no notaba la disconformidad de su dueña y amiga. Hellmuth era el gato con más confianza en el mundo, y Erikka lo vio venir. Parado a los pies del sillón, preparando sus patas para saltar a las piernas de Vibeke—. No —gimió, en un tono apenas audible. No importaba lo mucho que se asustara o asombrara, Erikka jamás levantaba la voz, aunque en ese momento le habría encantado chillar con todas sus fuerzas. Y con la agilidad digna de una chica que practicaba Quidditch en el verano con su hermano, cogió al animal en el aire, no lo bastante rápido como para que no tocara un poco a Vibeke. No fue el gran contacto, pero temía que le asustara. Se apretó el gato al pecho, y sintió como las uñas de Hellmuth se le clavaban en el brazo. Joder, pulgoso asqueroso—. Lo siento —se disculpó—. Te ha rasguñado, lo siento mucho —le señaló la rodilla, donde se veía un pequeño tajo. El muy maldito había sacado las uñas cuando su ama le cogió por sorpresa. Se sentía sumamente avergonzaba, como jamás le pasaba. Soltó a Hellmuth, que maulló frustrado, casi amenazando. Aún así, no se alejó, se quedó en el sillón, junto a su dueña. Puso la espalada rígida, y una expresión apenada—. Creo que tengo algo arriba para esa herida —se frotó los labios con la yema de los dedos, algo que sólo ocurría cuando estaba a punto de ponerse nerviosa. Por suerte, el comentario salió con su elegancia y frialdad natural. Sí, tenía algún ungüento para cicatrizar arriba, siempre cargaba a esas cosas, era una manía que se había contagiado de su madre.
avatar
Erikka Z. Rowle
Alumno de Durmstrang
Alumno de Durmstrang

Imagen o Gif : Nombre Completo : Erikka Zippora Rowle
Bando : Neutral
Orientación Sexual : Heterosexual
Mensajes : 57

Ver perfil de usuario http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t187-erikka-z-rowle http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t228-burn-a-hole-in-every-heart-rowle-s-rs http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: дом —Vibeke Báthory

Mensaje por Vibeke Báthory el Lun Jun 02, 2014 10:26 pm

Su mirada se apartó de la rubia para mirar con molestia el frisbee que no dejaba de ir de un lado al otro por la sala. Los gritos histéricos de las chicas, lejos de mostrar su temor, era un notable intento de llamar la atención de los chicos. Rodó los ojos, prefiriendo concentrarse en su amiga, más que en las idioteces de los demás. Sonrió levemente ante su desaprobación, podía reconocerla como una réplica de su expresión sin duda. Era una de las pocas chicas de Durmstrang que le había caído bien por su madurez, ya que no se comportaba como los demás jóvenes de su edad, quienes parecían unos mocosos malcriados. Ella parecía más... decente. Por lo que desde allí se sintió más cercana a ella de alguna forma, y hasta ahora continuaba considerándola alguien bastante sensata.

La miró con horror, el primer banquete había sido un fiasco, y antes de que se desatara del todo aquel desastre había huido de aquel lugar. No soportaba verse ensuciada, por imbéciles inmaduros que no encontraban cosa mejor que hacer que lanzarse comida. Su comportamiento incivilizado era una vergüenza, niños de once años habían salido junto con ella, mostrando más sensatez que esa parda de inútiles-. ¡Qué asco! ¿Limpiaste? -preguntó mirándola impresionada-. Yo no movería un dedo por limpiar el desastre de otros. -era inimaginable ir a un colegio para trabajar como elfo doméstico. Estaba allí para estudiar y nada más, ni siquiera sentía deseos de meterse en las estupideces que los demás consideraban diversión-. ¿Qué? Espera... -la incredulidad colándose en su voz-. ¿Limpiar sin magia? -era el límite, ni siquiera le gustaba usar la magia para algo tan indigno, pero mejor que actuar como un asqueroso muggle. Chasqueó la lengua y negó con la cabeza, indignada. Debía admitir que luego de salir del Gran Comedor en el primer banquete, no se había preocupado por averiguar como había acabado todo-. Eso es... ¡una vergüenza! ¿Cómo pueden obligarte a hacer algo así? -preguntó con horror-. Es denigrante e injusto. -no se creía ni por un momento que su amiga hubiese participado en una batalla incivilizada lanzando comida por doquier.

Estaba tan concentrada en criticar las falencias de aquella escuela, que no prestó atención al feo gato de su amiga. Se sobresaltó al sentir el movimiento cerca suyo, y antes de que pudiera hacer algo, su amiga había actuado, llevándose la cosa peluda consigo. Hizo una mueca al sentir un agudo dolor en su rodilla. Bajó la mirada a su pierna, para observar la línea entrecortada de su rodilla donde la sangre desbordaba levemente. No era muy profunda-. ¡Por Morgana! ¿Qué sucede con tu tonto gato? -masculló con molestia. Odiaba cualquier tipo de bicho o criatura, pero los gatos con esa manía de esparcir pelos por doquier y rasguñar lo que se le cruzara, los aborrecía. Bufó con molestia, sacó un pañuelo impoluto de su bolsillo y se limpió la fina línea de sangre. Miró a Erikka y asintió-. Oh, sí está bien... Quisiera curarlo por las dudas... -desestimó su disculpa sin darle verdadera importancia, no estaba molesta con ella, aunque le echó una fea mirada al felino-. ¿Qué demonios le pasa a esa cosa? -había visto gatos feos, pero ese se pasaba-. ¿Está enfermo? -inquirió dubitativa, lo que le faltaba que un gato le contagiara algún tipo de enfermedad.   

Vibeke Báthory
Alumno de Durmstrang
Alumno de Durmstrang

Imagen o Gif : Nombre Completo : Vibeke Báthory
Bando : Caballeros de Walpurgis
Orientación Sexual : Demisexual
Mensajes : 75

Ver perfil de usuario http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t792-pergamino-de-identidad-vibeke-bathory#4418 http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t802-relaciones-vibeke-bathory#4453 http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t795-cronologia-vibeke-bathory#4437

Volver arriba Ir abajo

Re: дом —Vibeke Báthory

Mensaje por Erikka Z. Rowle el Mar Jun 03, 2014 9:25 am

Esa era justo la reacción que esperaba, la que tendría que haber tenido cualquier persona decente. Por supuesto, las personas decentes no empezaban guerras de comida en el Banquete de Bienvenida. Incluso los mayores, los que decían ser maduros y elegantes se habían sumado aquel acto infantil. ¿Qué podía esperar de un lugar así? Había sido la peor carta de presentación, cuando las expectativas eran bastante bajas—. Intentaron obligarme —corrigió, dejando en claro que bajo ningún punto de vista se habría denigrado a esa posición. Si había algo que detestaba era limpiar los desastres de otros. Además, no gustaba de limpiar con magia, menos lo haría de la forma muggle. El único momento en el cual usaba hechizos de limpieza era después de hacer una poción en clase—. Aunque, he de admitir, fue divertido verlos agachados fregando —comentó, con insana diversión. Erikka se había negado desde el primer momento. Cuando el tío le pasó la fregadora, la cogió con dos dedos, y después se sentó en un espacio limpio, dejando en claro que no trabajaría para nadie. Los salvajes habían pagado el precio, con severos castigos para los que se negaban. Nadie la castigó, siquiera le llamaron la atención por no estar haciendo nada—. Las cosas se pusieron en su lugar —soltó, con naturalidad. Así funcionaban las cosas. Ella estiraba los pies, y los demás, lo seres inferiores, trabajaban para ella. En el mundo que deseaba, los impuros y los muggles serían meros esclavos. Fregarían la casa, harían la colada, y les devolverían todo el mal que habían causado a los brujos. No creía que el exterminio fuera lo más inteligente, había otros métodos que podían usar para tenerlos en su poder. Sacudió la rubia cabellera, dejando pequeñas gotas en el tapizado del sofá.

No pudo evitar lanzar una carcajada cuando preguntó si estaba enfermo. Sí que lo estaba, sólo que no era nada que se pudiera curar con medicamentos, ni que se contagiara. Era un puñetero gato del demonio, que estaba loco por la atención. Se había lanzado sobre Vibeke para ronronear en su regazo. No tan listo como el resto de los de su raza, no planeaba, sólo actuaba. Siendo como era, esa técnica no solía servirle demasiado. El animal bufó, tal vez entendiendo las palabras, probablemente porque tenía hambre—. Nada contagioso, si eso es lo que te preocupa —dijo, sin estar del todo recompuesta de la risa. El sonido de la misma le sorprendió. ¿Cuánto tiempo había pasado desde su última risa? Tanto, que no podía contarlo. Al mirar atrás sólo veía fuego, miedo, y humo negro que hacía temblar sus huesos. Era un sonido ligero, suave, especial, porque no era emitido con frecuencia. Su gato le miró, la costra debajo de su ojo izquierdo parecía más grande cuando bufaba. Quería al bicho. Era lo único por lo cual sentía un afecto sincero, y eso algunos días le hacía sentir patética. Sólo podía depositar su cariño en uno de los animales más feos del mundo. Le rascó detrás de la oreja pelada, sin importarle qué podía pensar Vibeke, jamás se había preocupado por esas cosas, no comenzaría hacerlo ese día—. Quédate aquí —le ordenó, aunque no valía la pena. El gato saltó, fue a buscar atención a otro lugar. Se puso a saltar siguiendo el frisbee, lo que pareció divertir a los jóvenes. Se preguntó si su gato sobreviviría si le atinaban en la cabeza. Supuso que no. Por un momento deseó sacarlo de ahí, pero se contuvo. Qué corriera sus propios riesgos.

Vamos —ordenó, levantándose del sofá. No dio ninguna explicación, esperó que le siquiera hasta la habitación. No hablaron en el corto trecho, y vio con satisfacción que los del frisbee se detenían para dejarles pasar. La habitación estaba tal como unos segundos atrás. Se adivinaba con facilidad cuál era el espacio de Erikka. Fue a lavarse las manos. Había estado tocando al gato, curar la herida así no tenía mucho sentido. Salió del tocador con las manos limpias, y un pote de crema—. Siéntate —le señaló la cama, en una confianza que no tenía con nadie más. El ungüento tenía olor a menta, porque ella misma se había encargado de cubrir el del ajenjo. Sólo unas ramitas, y cambiaba por completo—. Extiende la pierna —pidió. Estaba a punto de agacharse a ponerlo ella misma, cuando lo recordó. Sacudió la cabeza. Era la costumbre. Le tendió el bote—. Aplica con cuidado —fue un comentario vago. En realidad, Vibeke sabía más sobre el tema que ella. Le había visto devorar libros sobre sanación. No era un tema que a Erikka interesase, pero había aprendido lo básico porque lo creía necesario. Si ocurría algo, quería ser capaz de ayudarse a sí misma, y, en algunos casos, a otros.   
avatar
Erikka Z. Rowle
Alumno de Durmstrang
Alumno de Durmstrang

Imagen o Gif : Nombre Completo : Erikka Zippora Rowle
Bando : Neutral
Orientación Sexual : Heterosexual
Mensajes : 57

Ver perfil de usuario http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t187-erikka-z-rowle http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t228-burn-a-hole-in-every-heart-rowle-s-rs http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: дом —Vibeke Báthory

Mensaje por Vibeke Báthory el Mar Jun 03, 2014 2:10 pm

Sonrió levemente y miró con diversión a Erikka, la estampa que ponía en su mente era muy divertida y casi podía verla sentada cómodamente, mirándose las uñas mientras los demás limpiaban. Al menos eso habría hecho ella, si es que no había logrado escapar a tiempo como había hecho. Tampoco le entretenía demasiado ver a personas hacer su trabajo-. Me imagino, ¿y no saliste mal en aquella batalla? ¿Nada de comida en tus ropas? -inquirió curiosa, ella habría matado a cualquiera que se hubiera atrevido a ensuciarla. Sonrió nuevamente, algunas cosas estaban en su lugar, como era el caso de alguno de sus compañeros de Durmstrang, que en su opinión jamás debieron pisar su antiguo colegio-. Por supuesto, no tiene sentido que nos manden a limpiar a personas como nosotras, cuando son una parda de incivilizados los que actúan según su naturaleza. -el que se empeñaran en mezclarla con esas alimañas era algo que jamás llegaría a comprender. Si querían hacer algún tipo de experimento podrían preguntar si había algún voluntario para aquello, porqué obligarla a pasar por eso sin su consentimiento. Suspiró pesadamente.

Respiró más tranquila cuando le aseguró que no tenía nada contagioso. Arqueó una ceja e hizo una mueca al ver el obvio cariño que su amiga demostraba por aquella fea criatura, que dudosamente era un gato, pero rasguñaba como uno y actuaba como uno-. ¿Llegaste tarde a la tienda de mascotas y acabaron por darte el defectuoso? -inquirió con malicia, aunque una nota de diversión se colaba en su voz. Recuperar aquella confianza con su amiga era algo que le agradaba. A pocas personas le tenía tanta confianza como para bromear con ellas. Caminó detrás de su amiga para seguirla hasta su cuarto. Ignoró a los inmaduros de la sala, dando por hecho que se detendrían cuando ella pasara por delante. Observó la habitación que Erikka compartía con otras chicas, e hizo una mueca al observar el desorden, su mirada de inmediato se vio atraída por el sector pulcramente ordenado, que reconoció de inmediato-. Deberíamos compartir habitación, ¿cuánta mala suerte podemos tener que convivir con personas tan... dejadas? -dijo finalmente evitando el insulto que tenía en mente, no valía la pena utilizar un lenguaje tan soez para gente insignificante. Tomó asiento donde Erikka le indicó, tuvo sus reservas de extender la pierna para que ella la curara. Aunque sentía más confianza con ella y sabía que no le daría un ataque por su contacto... no le sentaba bien que la tocaran, le era incómodo. Sonrió agradecida cuando le tendió el bote-. Gracias -dijo finalmente. Aspiró con sutileza el olor a menta, amaba ese aroma. Tomando una cantidad apropiada de ungüento y lo colocó sobre el pequeño rasguño, donde las mínimas gotas de sangre ya se habían secado. Era una exageración de su parte el querer curarse esa pequeña herida, pero ella no lo veía así, cualquier cosa que dañara su impoluta piel debía ser tratada, una cicatriz aunque mínima era espantosa. Frunció el ceño observando como la mínima capa cubría su herida, conforme cerró el bote y miró a Erikka-. ¿Te importa si paso al baño para lavarme las manos? -preguntó con corrección mientras se ponía de pie. Al volver del tocador tomó asiento de nuevo.

- ¿Has tenido noticias de Durmstrang? -preguntó con cierta esperanza. Sabía que las cosas no habían cambiado y no lo harían en los poco meses que estaban, pero todavía mantenía viva la esperanza de volver a su colegio antes de acabar sus estudios. No quería pensar que se vería confinada a aquel lugar por dos años más-. ¿Crees que haya posibilidad de volver algún día? -inquirió alzando la mirada, para fijarse en la ventana que mostraba el día horrible que se vivía fuera.  

Vibeke Báthory
Alumno de Durmstrang
Alumno de Durmstrang

Imagen o Gif : Nombre Completo : Vibeke Báthory
Bando : Caballeros de Walpurgis
Orientación Sexual : Demisexual
Mensajes : 75

Ver perfil de usuario http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t792-pergamino-de-identidad-vibeke-bathory#4418 http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t802-relaciones-vibeke-bathory#4453 http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t795-cronologia-vibeke-bathory#4437

Volver arriba Ir abajo

Re: дом —Vibeke Báthory

Mensaje por Erikka Z. Rowle el Vie Jun 06, 2014 7:08 pm

¿Compartir habitación con Vibeke? Eso sonaba mucho mejor que sus compañeras. Pero era imposible. Por supuesto, casi cualquier cosa sonaba mejor que las dos chicas que tenía ahora. No sabía cuál era peor, y a decir verdad, no tenía ninguna intención de descubrirlo. Mientras se mantuvieran alejadas, y pusieran orden no tenía ningún problema con ellas. Las repudiaría en silencio, y las trataría con la frialdad que una buena educación demandaba—. Ve —señaló el tocador cuando ella preguntó. Erikka todavía estaba parada, por lo que se sentó en su cama, alisando unas arrugas de forma maníaca.

La pregunta de Vibeke le sacó de la distracción que tenía con las líneas. Su mano se detuvo a mitad del alisado. La dejó caer de forma elegante sobre su regazo, unida a la otra. Las movió de forma nerviosa. Había hablado poco sobre Durmstrang, sobre lo que había pasado. Probablemente, la persona a quien más había dicho era Lucy Weasley, y sólo porque estaba enfadada. ¿De qué le había servido echar en cara cosas a una pelirroja de Hufflepuff? Para nada. Perdió cinco puntos por culpa de su estupidez—. No —respondió de forma seca—. Escribí a mi padre, al parecer hay partes que todavía arden y los del Ministerio tienen que controlarlo —lo soltó de forma atropellada, casi como si fuera su primera vez dando una noticia en la radio, o tuviera miedo de sus propias palabras. Lo tenía. Todavía ardía. ¿Saldría todavía humo negro, o el tiempo ya lo habría vuelto gris? ¿Los dragones estarían postrados en sus puertas, orgullosos de su trabajo? No, sabía que la respuesta era no sobre los dragones. El Ministerio se los había llevado. Habían dado caza a cada uno de ellos. Era una desgracia que no pudieran sacar información de ellos, no podían preguntarles quién había dado el ataque, ni adivinaban de dónde habían salido—. Leí en un diario que un refugio de Canadá denunció la pérdida de un dragón, dicen que podría estar entre uno de los involucrados —contó. Todavía recibía el periódico búlgaro, y también el sueco. Iba retrasada una semana, pero su padre siempre se lo enviaba. Le gustaba estar informada. La columna internacional del Profeta no dejaba mucho en claro—. Podría ser un rumor —aceptó—, y aunque fuera cierto es una pista borrosa —comentó. Sabía que era un tema difícil de hablar, pero Erikka no era buena con el tacto, ni midiendo sus palabras. Llevaba mucho tiempo intentando debatir sobre el tema, pero pocos se abrían. Más bien, ella no lo hacía. Jugueteó con sus manos de forma nerviosa, intentando controlarse.

¿Volver al colegio? No. Erikka desconocía muchas cosas, pero estaba segura de algo, Durmstrang había acabado. El colegio no volvería abrir sus puertas jamás, al menos, no como el lugar que ellas conocían, y no en un transcurso de tiempo tan corto. Toda una historia, generaciones de magos reducidas a polvo. No pensó bien su siguiente respuesta, sólo lo soltó—. No —respondió. Podía estar rompiendo ilusiones, pero era una que necesitaba romper. Quien creyera que había vuelta atrás estaba equivocado. No había donde volver, y eso le aterraba, le hacía sudar frío, le hacía sentir perdida. Lo odiaba. Odiaba lo incierto, lo desconocido, el no poder controlar lo que ocurriría al día siguiente. Ya se lo había planteado muchas veces, ¿qué pasaba el próximo año? ¿Dónde terminaba ella? Hogwarts no le gustaba, pero no había tantas opciones. Pasar los próximos tres años, cuatro incluyendo el corriente, le ponía los pelos de punta—. ¿Crees que el año que viene nos pongan ese polvoriento sombrero? —preguntó. Esa era otra de sus tantas dudas. ¿Cuántos años le dejarían ser Durmstrang? ¿Y si el próximo tenía que volverse una alumna de Hogwarts? No podía ser una alumna de intercambio, el colegio extranjero ya no existía. No diseñarían más uniformes de Durmstrang, ni se harían libros especiales para sus clases. Todas las tradiciones escolares muertas. Quería llorar, hacerlo largo y tendido. Pero había descartado esa opción tiempo atrás, no la traería de vuelta—. No quiero —protestó, como una chiquilla, porque lo necesitaba, sabía que no serviría para nada. Erikka, a diferencia de Vibeke, jamás había sido buena con las esperanzas. No se rendía nunca, pero aceptaba que había ciertas cosas con las cuales no podía luchar.   
avatar
Erikka Z. Rowle
Alumno de Durmstrang
Alumno de Durmstrang

Imagen o Gif : Nombre Completo : Erikka Zippora Rowle
Bando : Neutral
Orientación Sexual : Heterosexual
Mensajes : 57

Ver perfil de usuario http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t187-erikka-z-rowle http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t228-burn-a-hole-in-every-heart-rowle-s-rs http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: дом —Vibeke Báthory

Mensaje por Vibeke Báthory el Dom Jun 08, 2014 10:57 am

Alzó la mirada hacia su amiga ante la información sobre el dragón de Canadá, frunciendo el ceño reprimió un escalofrío. Odiaba a esas horribles criaturas. Había dejado de leer diarios, las noticias siempre eran las mismas y para nada alentadoras. Había cancelado su suscripción , negándose a leer más sobre el tema, esperando que la recuperación de su colegio la tomara por sorpresa y antes de que los títulos le hicieran la situación más eterna-. ¿Cómo pudo organizarse semejante ataque sin que nadie lo advirtiera? Los dragones no pasan fácilmente desapercibidos... -eso implicaba una organización enorme, y ni hablar de que gente dentro de su mismo colegio debía estar implicada. Esperaba que los nombres de esos malditos traidores figuraran en la lista de los caídos de aquel ataque-. Todavía pretenden que aceptemos a esos impuros... -masculló con desprecio, mientras alisaba los pliegues de su falda con innecesaria ceremonia-. ¿No es muy sospechoso que solo Durmstrang y Beauxbatons fueran atacados, y Hogwarts que tiene una importante población de indignos aspirantes a la magia, haya permanecido intacta?-apretó la mandíbula conteniendo su odio por aquellas personas, sabía que era darle demasiada importancia, y sobreestimar su inteligencia al creerlos capaz de dirigir un ataque así, pero no podía evitar notar aquellos detalles que los vinculaban. ¿Qué otro ideal podía esconder un ataque como aquel?

Apartó la vista de la ventana, fijándose en el suelo, para que Erikka no pudiera notar su decepción. Se sentía hundida cada vez que recibía una respuesta como esa, sus padres se lo habían dicho ya, adivinando las preguntas que ella no hacía. Asintió sin decir nada, evitando visualizar su antiguo colegio en ruinas, era una visión sumamente desalentadora. Pero no podía evitar sentirse peor al verse en su actual situación en Reino Unido que parecía que la mitad de su población mágica era impura. El horror se evidenció en su rostro ante la suposición de su amiga-. ¿Qué? No me pondré ningún raído sombrero... No pertenezco a este asqueroso colegio, y sin duda no pertenezco a esa estúpida clasificación de casas. Son todas una farsa. -las desestimó con un gesto de su mano. No se creía el discurso de ninguna, ni siquiera de la tan alabada casa de Slytherin. Sonrió levemente al ver que Erikka compartía su sentir. Cada vez se le hacía más horrible los dos años que le quedaban por recibirse. Sin embargo no podía hacer más que continuar con su vida académica de la mejor forma, no se revelaría presentando unas pésimas notas. No sacrificaría dos años de su vida allí para mantener un promedio mediocre, debía recibirse con las mejores calificaciones-. No sé que es peor, el hecho de que hayamos sido reducidos a simples casas de Hogwarts es patético de por sí, pero mejor que pertenecer a una de esas extraña clasificaciones que hacen aquí... -suspiró con pesar.

Vibeke Báthory
Alumno de Durmstrang
Alumno de Durmstrang

Imagen o Gif : Nombre Completo : Vibeke Báthory
Bando : Caballeros de Walpurgis
Orientación Sexual : Demisexual
Mensajes : 75

Ver perfil de usuario http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t792-pergamino-de-identidad-vibeke-bathory#4418 http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t802-relaciones-vibeke-bathory#4453 http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t795-cronologia-vibeke-bathory#4437

Volver arriba Ir abajo

Re: дом —Vibeke Báthory

Mensaje por Erikka Z. Rowle el Mar Jun 17, 2014 5:46 pm

Sí, era sospechoso. Era la duda que tenía desde su llegada al colegio británico. ¿Por qué no habían caído ellos en el horror también? Si el punto eran las escuelas mágicas de Europa, ¿cómo se había salvado Hogwarts? No le gustaba. Hacía que su estancia en el castillo fuera todavía más inquietante. Ahí estaban, un montón de impuros que tenían razones sabidas para atacar Durmstrang, el colegio con mala fama entre los magos decentes.—. Mucha organización. Este ataque lo pensó alguien hace mucho tiempo —respondió lo obvio, sintiéndose insegura. Atacar un colegio lleno de críos era brutal. La lista de los caídos era larga. Todas las otras amigas que había tenido en el colegio estaban ahora muertas, nombres en lápidas blancas, porque siquiera sus cuerpos habían logrado rescatar—. Y ahora estamos metidas en la boca del lobo —reflexionó. No era sólo el castillo, era Inglaterra. Porque allí el odio no era sólo para los impuros, también existía contra los sangre puras, y era mucho más violento que Suiza, o Bulgaria—. Tendremos que quemarlos desde adentro —sonrió con crueldad, satisfecha al imaginarlo. La venganza llegaría, siempre lo hacía. Pagarían todos aquellos que habían osado meterse en su vida. Era una mueca grotesca en alguien que era tan pequeño, de apariencia tan inocente. Un ángel de las nieves, eternamente rencoroso. Impuros, mestizos y traidores. Tendrás que quemarte a ti también, pensó, sintiendo ganas de llorar por quinta vez ese día.

Le gustaba Vibeke, era, probablemente, la única persona que le comprendía. Ella tampoco quería ser una estúpida clasificación— Una etiqueta y un escudo —bufó. Incluso esos estúpidos Slytherin, era a ellos a quienes más odiaba. Se creían superiores, creían estar al nivel de Durmstrang, iba por ahí con la nariz en alto, soberbios, arrogantes, imbéciles. Malos sólo porque los demás lo decían, obligados a seguir la fachada, demasiado temerosos como para escaparla. No más que un montón de chiquillos jugando a ser puristas. Malfoy, Nott, Yaxley. Un montón de apellidos como el de ella. Se habían creído los cuentos de supremacía, pero la perdían todos los días. Tan parecidos a sí misma, que era repudio lo único que podía emanar contra ellos. Se cruzó de piernas de forma elegante, juntando ambas manos en su regazo—. No seré ninguna de esas cosas, no importa lo que me obliguen hacer —aseguró, más para ella, que para su amiga. Necesitaba oírlo de sus propios labios—, soy mejor que un montón de impuros, no tengo nada que demostrarle a este estúpido colegio —soltó. De haber podido gruñir, lo habría hecho, pero iba en contra de todos sus instintos. Más bien sonó como un quejido de gato, los mismos que hacía Hellmuth. 
avatar
Erikka Z. Rowle
Alumno de Durmstrang
Alumno de Durmstrang

Imagen o Gif : Nombre Completo : Erikka Zippora Rowle
Bando : Neutral
Orientación Sexual : Heterosexual
Mensajes : 57

Ver perfil de usuario http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t187-erikka-z-rowle http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t228-burn-a-hole-in-every-heart-rowle-s-rs http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: дом —Vibeke Báthory

Mensaje por Vibeke Báthory el Jue Jun 19, 2014 10:28 am

Frunció el ceño pensativa, sin duda un ataque como aquel llevaba tiempo. ¿Quién era capaz de reunir dragones en solo unos días? Tanto afán para atacarlos, sin embargo ¿qué sentido tenía que ellos los atacaran? Después de todo eran ellos los que invadían su mundo. Eran basura que contaminaba su comunidad. Existía un maldito estatuto que los mantenían separados de los muggles y esas basuras se encargaban de romperlo. ¿No deberían ser juzgados? ¿Qué derecho tenían ellos a utilizar su magia en contra de las personas a las que le pertenecía por derecho?-. Es injusto, ¿por qué habrían de atacarnos? -inquirió con odio, exteriorizando sus pensamientos-. Nos están invadiendo y aún así se creen con la libertad de atacarnos porque... -miró a Erikka sin comprender, dejando la frase a medias-. Es claro que no se caracterizan por su sentido común. Arqueó ambas cejas ante la declaración de su amiga, y la miró fijamente por un momento-. ¿Hablas... en serio? -murmuró dubitativa. No sabía como tomarse aquel comentario, el hecho de que no pudiera reconocer en la sonrisa de su amiga si hablaba en broma o había algo más allí. 

- Por supuesto, no quiero ponerme ese estúpido sombrero -dijo con molestia, mientras acomodaba su cabello por encima de su hombro-. ¿Las autoridades de Hogwarts tienen algún inconveniente con ello? Pues que me demanden -se encogió de hombros sin darle importancia. Al menor intento de querer adherirla como una estudiante perteneciente a esas patéticas casas y sería suficiente para ella, hablaría seriamente con sus padres y se buscaría cualquier otro colegio donde terminar sus estudios-. Pero hablemos de otra cosa -estaba harta de hablar del colegio y esos asquerosos impuros-, Tu hermano... ¿está en el colegio?-era malísima para recordar algunos detalles, y en ese momento no recordaba bien en que año estaba el Rowle mayor-. ¿O se salvó de caer aquí? -preguntó con una sonrisa entretenida. 

Vibeke Báthory
Alumno de Durmstrang
Alumno de Durmstrang

Imagen o Gif : Nombre Completo : Vibeke Báthory
Bando : Caballeros de Walpurgis
Orientación Sexual : Demisexual
Mensajes : 75

Ver perfil de usuario http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t792-pergamino-de-identidad-vibeke-bathory#4418 http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t802-relaciones-vibeke-bathory#4453 http://dissendium-rpg.foroactivo.mx/t795-cronologia-vibeke-bathory#4437

Volver arriba Ir abajo

Re: дом —Vibeke Báthory

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.